Oficina de Referencia Extranjera
ORE - Jurisprudencia - Italia
12/09/2017

CORTE DE CASACIÓN DE ITALIA,

TRATA DE PERSONAS. PROSTITUCIÓN. prostitución forzada. DERECHO PENAL. reducción a la esclavitud. actos obscenos en la vía pública. eximente del estado de necesidad


   
    Imprimir

Sentencia nº 40270 del 7-10-2015
En 
http://www.sentenze-cassazione.com/sentenze-cassazione-2015/testo-sentenza-stato-di-necessita-sfruttamento-della-prostituzione/

 

            1. Antecedentes del caso: en octubre de 2014, la Corte de Apelaciones de Roma confirmó la sentencia del Tribunal de Roma de mayo de 2011 que había condenado a la ciudadana rumana F. F. a dos meses de prisión con el beneficio de la suspensión condicional por la comisión de actos obscenos en un lugar público (art. 527 del Código Penal (C.P.)), al haber mantenido relaciones sexuales con M. E. en la vía pública, a la vista de los transeúntes.

            No obstante la sentencia firme de la Corte di Assise di Appello de Roma que había decidido que F. F. había sido víctima del delito, perpetrado por connacionales suyos, de reducción a la esclavitud con fines de explotación sexual, los jueces de la Corte de Apelaciones de Roma sostuvieron que era inaceptable la eximente del estado de necesidad fundamentada en la circunstancia de que F. F. había sido explotada en el mercado de la prostitución y sometida a violencia y coacción física. Asimismo, afirmaron que para sustraerse a dicha explotación, F. F. habría podido acudir a las fuerzas del orden y consideraron que ella era consciente de que accedía a prestar un servicio sexual en la vía pública, circunstancia que podía ofender la sensibilidad de los transeúntes.

            El defensor de F. F. recurrió ante la Corte de Casación solicitando la anulación de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Roma por los siguientes motivos: violación de los arts. 606, letra b) del Código Procesal Penal (C.P.P.) por inobservancia y aplicación errónea del art. 54 C.P., y del art. 606, letra e) C.P.P. por desnaturalización de la prueba y escasa e inconsistente fundamentación, en orden a la subsistencia de los elementos constitutivos del delito tanto objetivos como subjetivos.

 

2. Sentencia: se revoca la sentencia impugnada en cuanto la imputada no es punible por haber actuado en estado de necesidad.

            Tanto la fundamentación insuficiente y genérica como la afirmación incontrovertible de la sentencia de la alzada con respecto a la exigencia de que la imputada, aun en las condiciones de sometimiento en que se encontraba, habría debido tener mayor cautela en el ejercicio de la prostitución, apartándose a un lugar fuera de la vista de los transeúntes, evidencian una falta sustancial de motivación en orden a las razones de la condena y a la desestimación del recurso de apelación por falta de reconocimiento de la circunstancia prevista en el art. 54 C.P.

            En relación con la eximente del estado de necesidad, esta Corte reitera el principio de incompatibilidad con situaciones de peligro voluntariamente ocasionadas por el sujeto activo, y el de necesidad de que la situación –inevitable– de peligro de daño grave a la persona resulte válida en relación con la fecha del delito cometido.

            En particular, en la sentencia nº 19225/2012, esta Corte reiteró el principio de configurabilidad de dicha causa de justificación “en relación con una mujer extranjera, reducida a la condición de esclavitud y obligada a prostituirse, que fue inducida a cometer los delitos previstos en los arts. 495 y 496 C.P. por temor a que, en caso de desobediencia, la vida de sus familiares pudiera ser puesta en peligro”. Se puso así en evidencia que, justamente por la condición de sometimiento a reiterados actos de violencia sufridos, las mujeres obligadas a prostituirse habían sido inducidas a ocultar su verdadera situación a las fuerzas del orden.

            Lo cierto es que una adecuada comprobación de la licitud objetiva del comportamiento manifestado en una situación atribuible a un estado de necesidad presupone, ante todo, la verificación procesal durante el juicio de que, en el caso concreto, haya sido tutelado un interés jurídico prevaleciente con respecto al que es objeto de tutela mediante el caso incriminatorio vulnerado. Asimismo, ha de comprobarse la involuntariedad e inevitabilidad del peligro y su existencia en el momento de los hechos y, en consecuencia, el grado de represión de la libertad de autodeterminación del autor del hecho. En efecto, la doctrina ha señalado oportunamente que la alternativa entre “ofender” y “ser ofendido” debe ser vivida en términos auténticamente personales.

            Ahora bien, en el caso que nos ocupa, subsisten todas estas condiciones. La comprobación de la condición de víctima de la recurrente tiene efecto de cosa juzgada en relación con los delitos previstos en los arts. 600, 602 y 609 bis C.P., así como la prostitución forzada a través de la violencia. Ciertamente, las conductas violentas de las que fue víctima F. F. durante años la redujeron a un estado de sometimiento continuo y a tomar conciencia del peligro que corrían ella y sus familiares –residentes en Rumania–, tal como se detalla en la imputación contenida en la sentencia de la Corte di Assise di Appello de Roma de febrero de 2013. Por ello, la situación de peligro en que se encontraba F. F. en el momento de cometer actos obscenos en un lugar público era consecuencia de las conductas delictivas descriptas. Es indudable que ella no estaba en condiciones de evitar ejercer la prostitución callejera tal como se lo imponían sus explotadores, presentándose ante las fuerzas del orden o eligiendo lugares reservados para ello.

            Conviene recordar brevemente que el comportamiento delictivo de “esclavización” se vincula con la explotación y con conductas de sometimiento mediante violencia e intimidación. Estos comportamientos transforman al ser humano libre y autodeterminado en un individuo esclavizado y explotado, reducido casi a una mercancía. Tal es el caso de la prostitución forzada de F. F.

            En la sentencia nº 49594/2014, esta Corte señaló que, a fin de configurar el estado de sometimiento relevante para tipificar el delito de reducción a la esclavitud, es necesario que la capacidad de autodeterminación de la víctima se encuentre significativamente comprometida, incluso independientemente de la privación total de la libertad personal. Afirmar, como en el caso sub examine, que la víctima habría podido sustraerse fácilmente a la situación de peligro dirigiéndose a las fuerzas del orden implica banalizar un fenómeno delictivo gravísimo que lesiona en modo significativo y permanente los derechos humanos y, sobre todo, equivale a vulnerar los principios de protección de las víctimas de dichos delitos y de posición de las mismas en el proceso penal establecidos tanto en fuentes jurídicas internacionales (Protocolo de las Naciones Unidas (“Trafficking”) y Convenio del Consejo de Europa sobre la lucha contra la trata de seres humanos) como en los instrumentos europeos vinculantes para el sistema jurídico italiano (Directiva 2011/36/UE para la prevención y represión de la trata de seres humanos y Directiva 2012/29/UE sobre normas mínimas en materia de derechos, asistencia y protección de las víctimas de delitos, sustitutiva de la Decisión Marco 2001/220/GAI).

            Lo establecido sintéticamente en la fundamentación de la sentencia impugnada resulta insostenible, toda vez que una víctima de esclavitud sexual, incapaz de determinar las elecciones fundamentales de su propia vida por su condición de sometimiento, obligada a prostituirse y a dar cuenta de las ganancias diarias de su actividad, vigilada a menudo por su explotador sin alternativa ni ayuda alguna para sustraerse a semejante esclavitud debido a los reiterados actos de violencia e intimidaciones a los que estaba sometida, no puede ni debe tener un mayor cuidado en la elección del lugar donde realizar su prestación sexual ni pretender que su cliente, ocasional y apresurado, respete esa elección.

            Por todas estas razones, esta Corte revoca la sentencia impugnada. F. F. no es punible por el delito de actos obscenos en lugar público, en cuanto en el momento de los hechos, siendo víctima de los delitos de reducción a la esclavitud, prostitución forzada y otros delitos graves contra la persona, actuó en un estado de necesidad, en términos del art. 54 C.P.

 

Nota de la Oficina: la Corte di Assise di Appello existe en cada distrito de la Corte de Apelaciones y es competente en las apelaciones por los procesos penales de primer grado de competencia de la Corte di Assise.