Cuadernos de Medicina Forense
 

(Cuadernos de Medicina Forense. Año 2, Nº2, Pág.17)

 


HERNIAS ABDOMINALES
ACCIDENTE INDEMNIZABLE vs ENFERMEDAD INCULPABLE

por José Luis Lupi


I.- Introducción
La evolución de la actividad y desarrollo industrial, ha generado un indiscutible progreso para la humanidad. La perfección de la "máquina" sin embargo, no ha podido evitar la producción de eventos, que desde siempre han afectado negativamente la salud y capacidad física de los trabajadores. Muy por el contrario, el desarrollo y expansión del poder de la maquinaria y los establecimientos industriales en gran escala, genera constantemente un incremento en los siniestros laborales, pese a las medidas preventivas reconocidas en higiene y seguridad.-

La preocupación para que los daños sufridos por los trabajadores en su actividad, fueran reconocidos y reparados por parte de los empleadores, a seguido también una evolución histórica.-

En esta oportunidad queremos referirnos a esta dolencia puntual, a la controversia que siempre generó su etiopatogenia respecto de la actividad laboral. Asimismo queremos remarcar lo que en nuestra interpretación consideramos una contradicción que surge entre lo previsto en la nueva ley de riesgos del trabajo 24557 y su decreto reglamentario 659/96, y también a falencias detectadas en este último respecto de la consideración de las hernias.-

II.- Breve reseña histórica
Desde el primer tratado sobre las enfermedades ocupacionales de Bernardino Ramazzini en 1700 "De morbis artificum diatriba", hasta nuestros días, se han producido muchos cambios evolutivos en las legislaciones laborales de todo el mundo. El progreso de la medicina, que ha llevado al descubrimiento y mejor conocimiento etiológico y evolutivo de las enfermedades ocupacionales, es quizá el elemento que más a condicionado estas modificaciones.-

Pero también muchas veces, situaciones o conveniencias puramente económicas, han sido las condicionantes de leyes no tan benignas para los trabajadores. En los primeros albores de la revolución industrial de Europa, el Código de Napoleón y la English Common Law, sostenían la teoría del "riesgo ordinario" en la industria y solamente propugnaban un cuidado racional para la mera seguridad del trabajador. Solo se indemnizaban las lesiones donde se probaba culpa grave del empleador, lo cuál resultaba sumamente difícil de que así sucediera.-

Precisamente cuando se intentaron propugnar las leyes de la indemnización, se planteó que tal paso revolucionario sería desastroso para la industria. La minería, navegación y transporte ferroviario, que obviamente presentaban los mayores riesgos, previeron su catástrofe económica. Ello asociado a su poder de influencia, motivó un uso experimental, solo racional y hasta restringido de las leyes indemnizatorias durante muchos años.-

Es quizá al Emperador Guillermo Iº de Alemania, a quién se debe el definitivo comienzo de una revolución legislativa en este sentido, que inmediatamente hizo extensiva a otros aspectos sociales. En 1883 la Reichstag promulgó la ley de enfermedad; en 1884 la de indemnizaciones por accidentes de trabajo; y en 1889 la de seguro por invalidez y vejez.-

A partir de allí, en forma prácticamente simultanea se aprobó en Inglaterra la Employer's Liability Act, e inmediatamente la Workmen's Compen-sation Act, que entró en vigencia a partir de 1988. Pero que de todas maneras, se seguían manteniendo ciertos reparos y no se indemnizaba tan generosamente.-

En EEUU, los movimientos de indemnización comenzaron una década después. Recién a partir de 1911 se produjo un rápido progreso en este sentido. Para 1934, todos los estados excepto Alabama, ya exigían a los empleadores asegurar sus riesgos por indemnización o dar pruebas de su responsabilidad para asumirlos.-

Respecto de las hernias, las cortes inglesas antes de los días de la indemnización, sólo reconocían a las traumáticas, producidas por violencia directa, con desgarramiento o rotura de la pared abdominal consecuente. Consideraban que todas las demás eran producto de defectos congénitos y por lo tanto, resultaban excepcionales las denuncias por hernias traumáticas.-

III.- La situación en nuestro país
Nosotros no hemos sido ajenos a los cambios. Hasta 1915 en que se sancionó la ley 9688, los pleitos por accidentes y enfermedades del trabajo se resolvían en los juzgados de paz y en base de las previsiones del Código Civil. Entonces, la demostración de que no medió culpa por parte del dueño de la cosa que causó el daño, lo relevaba de aquella reparación. Por supuesto la situación de los trabajadores resultaba sumamente difícil, ya que eran ellos quienes debían demostrar la responsabilidad de su empleador en la consecuencia dañosa, cosa que excepcionalmente sucedía.-
Así la ley francesa de 1898, sirvió de inspiración para que nuestros legisladores y juristas propiciaran una ley que contemplara específicamente la reparación indemnizatoria por los accidentes y enfermedades generadas por el trabajo, y que como aquella se basara en la teoría del "riesgo profesional".-

Entre 1900 y 1914 se elaboraron 10 proyectos. El último, retomado por el diputado Arturo Bas, fue presentado en la cámara baja el 25 de Septiembre de 1915 y aprobado dos días después. El Senado también lo aprobó inmediatamente a libro cerrado, y el 29 de Septiembre se sancionó nuestra primera ley de accidentes de trabajo. Finalmente fue promulgada por el Poder Ejecutivo el 11 de Octubre de 1915 con el número 9688, y la reglamentación por parte delDepartamento Nacional del Trabajo se promulgó el 14 de Enero de 1916.-

1.- Ley 9688

Esta contemplaba tres tipos de siniestros posibles:

a.- Accidentes del trabajo:
En el Art. 1º, se definían así a todos los eventos ocurridos "por el hecho o en ocasión del trabajo; o por caso fortuito o fuerza mayor inherente al trabajo; o entre el lugar de trabajo y el domicilio o viceversa, siempre que el recorrido no haya sido interrumpido en interés particular del trabajador o por cualquier razón extraña al trabajo". Se consideraban allí a todas las lesiones corporales o daños en la salud, mediatos o inmediatos, aparentes o no aparentes, superficiales o profundos; que fueran producto de un hecho súbito y violento, ocurrido en esas condiciones.-

b.- Enfermedades profesionales:
En el Art. 22, se consideraban como tales, a las enfermedades contraídas por el trabajador en el ejercicio de su labor, como efecto exclusivo de ésta, y realizada por lo menos, durante el año precedente a su detección. En principio, estas enfermedades profesionales debieron estar perfectamente definidas y taxativamente enumeradas por el PEN en el decreto reglamentario para ser reconocidas como tales. Pero la modificación introducida por la ley 18913, promulgada en el año 1971, derogó este último aspecto. A partir de allí, cualquier enfermedad que probado en el juicio -fundamentalmente por la pericial médica- fuere motivada por la actividad ocupacional del trabajador, debía ser indemnizada por sus consecuencias.-

c.- Enfermedades del trabajo:
También llamadas "enfermedades accidente". Son todas aquellas en las que además del factor causal esencial, producto de su etiología mórbida científicamente reconocida y ajena a la actividad laboral, confluyen otro u otros factores concausales, sí atribuibles al ambiente o tipo de la tarea, y que inciden negativamente agravando, acelerando y/o desencadenando esa enfermedad. El principio esencial del "riesgo profesional" en que se basa toda esta ley, es el que ha motivado en el espíritu del legislador, que estas enfermedades también debían ser indemnizadas.-
Este planteo de daño "intermedio", entre los siniestros consignados en los dos puntos anteriores, es el que siempre ha generado la mayor litigiosidad en nuestros tribunales y controversia entre los ambientes jurídico laboral y médico pericial, que a la fecha aún persisten.-
Es más, ha sido reiteradamente claro, por parte de los tribunales del Trabajo de nuestro país que la concausa es indiferente a los fines de esta ley. Esta teoría de "indiferencia de la concausa", durante años condicionó que cualquier patología, que demostrado -aunque más no sea mínimamente- fue influenciada en su desarrollo o agravación, por la actividad laboral; debió ser íntegramente indemnizada por sus consecuencias.-
Durante algo más de 75 años, tuvieron plena vigencia en nuestro medio, estos tres tipos de siniestros indemnizables previstos en la ley 9688. Todas las numerosas modificaciones que se introdujeron en ella durante ese lapso se referían a aspectos formales de su aplicación, pero que en nada modificaron la esencia y el concepto de "accidente de trabajo", "enfermedad del trabajo" y "enfermedad profesional".-

2.- Ley 24028
El 14 de Noviembre de 1991, el Congreso Nacional sancionó la ley 24028. Esta ley introdujo varias modificaciones que tendieron a limitar la implícita e ineludible responsabilidad del empleador en casi todos los casos de enfermedad de su dependiente, que preveía la ley 9688.-
Los "accidentes" ocurridos en el lugar de trabajo o in itínere y las "enfermedades profesionales", no fueron modificados. Pero básicamente y a los efectos del tema puntual motivo de este trabajo, en su Art. 2º, esta ley estableció que: "... En caso de concurrencia de factores causales atribuibles al trabajador y factores causales atribuibles al trabajo, sólo se indemnizará la incidencia de estos últimos, la que será determinada por la autoridad administrativa o judicial según correspondiere".-
Es decir, se estableció un cambio fundamental en las "enfermedades del trabajo" o "enfermedades accidente". En éstas, el empleador sólo debía responder por las consecuencias dañosas generadas por la influencia de la tarea laboral en ellas. Desaparecía la "indiferencia" de la concausa, que generó inmediatamente numerosos planteos de inconstitucionalidad por parte de abogados laboralistas e instituciones gremiales.-
Esta reforma, durante todos estos últimos años, condicionó numerosos cuestionamientos a la labor pericial del médico legista o del trabajo, que era quién debía prorratear y establecer el "quantum" de cada uno de esos factores en sus dictámenes. Esto en forma independiente de que luego, fuera o no, viable y positivamente aceptado por el juzgador.-
Hemos visto en numerosos dictámenes de peritos de oficio y tampoco hemos sido ajenos en este Cuerpo Médico Forense, a que tanto actores como demandados, impugnaran reiterada y apasionadamente esas conclusiones periciales ya que nunca llenaban sus disímiles aspiraciones e intereses personales. Muchas veces se esgrimían argumentos que avalaban y daban sustento a esas críticas, pero también -no infrecuentemente- hemos sido blanco de diatribas de todo calibre.-

3.- Ley de Riesgos del Trabajo 24557
Cuando el 13 de Septiembre de 1995, se sancionó esta nueva ley de accidentes y sistema integral de riesgos del trabajo, se produjo otro gran avance en la limitación de los siniestros resarcibles por parte de las allí creadas "Aseguradoras de Riesgos del Trabajo" (ART), y un retroceso en las aspiraciones de los trabajadores. Pero no será motivo de esta presentación el discutir ese punto, analizar ni cuestionar las motivaciones que llevaron al espíritu del legislador a dictar esta norma.-
El Art. 6º de la ley 24557, sólo establece dos tipos de siniestros indemnizables. Los "accidentes" ocurridos en el lugar de trabajo o in itínere, que se mantienen sin modificaciones, y las "enfermedades profesionales" que también seguirán siendo resarcibles, pero solamente las enumeradas en el decreto reglamentario y cuyo listado se actualizará anualmente.-
Se especifica allí explícitamente: "Las enfermedades no incluidas en el listado como sus consecuencias, en ningún caso serán consideradas resarcibles." Es decir, claramente esta modificación legislativa excluye como eventos indemnizables a las "enfermedades del trabajo" o "enfermedades accidente", previstas en las dos leyes anteriores.-

IV.- Encuadre de las hernias

1.- Aspectos anátomo clínico quirúrgicos
Las hernias inguinales por frecuencia superan en el 80% al resto de las abdominales. Son seguidas en su orden de incidencia por las crurales, umbilicales y epigástricas de la línea blanca. Las hernias lumbares y obturatrices son verdaderamente excepcionales de verse, hasta en la práctica quirúrgica.-
La etiología de las hernias inguinales indirectas o intra funiculares, hoy ya no admite discusión en el ambiente quirúrgico. Se trata de un defecto en el desarrollo, con persistencia de la permeabilidad del conducto peritoneo vaginal en el hombre ó del conducto de Nuck en la mujer, por defecto total o parcial en la natural obliteración del mismo.-
En la patogenia de esta enfermedad, también es claro que cualquier situación que genere aumento de la tensión intra abdominal en forma progresiva y paulatina, hará que en algún momento de la vida de ese individuo se desencadene, exteriorice o evidencie la hernia, ya sea en forma de bubón herniario visible y palpable, o se sospeche por sus síntomas y/o dilatación del anillo superficial.-
La carga genética, obesidad, trastornos digestivos que generen constipación crónica con esfuerzos defecatorios o vómitos frecuentes, patología respiratoria crónica con accesos de tos, trastornos miccionales producto de fimosis o problemas prostáticos, embarazos, la actividad deportiva y por supuesto también los trabajos que demanden esfuerzo físico en la tarea, son reconocidos factores predisponentes y desencadenantes para que se le produzca una hernia a un individuo en algún momento de su vida. Pero siempre y cuando, sea ya portador de ese defecto etiológico congénito.-
En las hernias inguinales directas o anteriores puras, el defecto no se encuentra dentro del funículo, sino en una laxitud de la pared posterior o fascia transversalis, producto de su desprotección por parte del plano muscular, debido a un triángulo de Hessert patológico. Se trata en este caso de una anomalía anatómica, también congénita. Aunque la asociación de ambos defectos es prácticamente la regla, lo habitual es encontrar hernias inguinales mixtas (directas e indirectas). En estos casos, el mecanismo patogénico descripto previamente tampoco se modifica.-
Las hernias a través del orificio crural, por el que transcurren los vasos femorales, también se producen en razón de una falla en la obliteración normal de su membrana fibrosa que no se ha cumplido totalmente, siendo que el contenido herniario penetra en la misma a través de una bolsa o divertículo preformado.-
En las hernias umbilicales el defecto también viene del nacimiento. Fuera de los onfaloceles agudos de los recién nacidos, una vez caído el cordón luego del nacimiento, normalmente se produce una retracción progresiva del anillo umbilical que estrecha el orificio. Al mismo tiempo, los elementos intraabdominales del cordón se adhieren íntimamente al contorno fibroso de ese anillo. La falla en esta fusión es la que condicionará la predisposición a que se desarrollen estas hernias. Son patrimonio del sexo femenino, con una frecuencia de 10 a 1 sobre los varones, donde la obesidad y los embarazos son el factor desencadenante reconocido por excelencia. Fuera de la presencia de esa situación asociada, su incidencia en el ámbito laboral es excepcional.-
Para las hernias de la línea blanca (epigástricas e hipogástricas), Cooper estableció que los orificios de los intersticios aponeuróticos por el que pasan los vasos superficiales y las ramas perforantes de los nervios intercostales, son patológicamente grandes y los que predisponen a este tipo de hernias. Por debajo del ombligo, se asocia habitualmente una diastasis patológica de los rectos del abdomen en la generación de estos defectos.-
Como vemos, en todos los casos de hernias abdominales, el defecto en la pared es congénito. Nace con el individuo y por lo tanto a los efectos médico legales y laborales, cualquier hernia tiene una causa etiológica preexistente.-
Asimismo, fuera de la diastasis de los rectos del abdomen, en ninguno de estos defectos mencionados existe manera alguna de que puedan ser detectados en un examen médico preocupacional o periódico. Esta premisa, debiera relevar de responsabilidad al empleador y a las empresas de medicina laboral. Cuando de un examen de este tipo surge que un operario ya tiene un orificio inguinal interno o superficial dilatado, permeable al dedo índice examinador, anatómicamente se puede hablar de que se está en presencia de una hernia.-

2.- Aspecto médico laborales

El desarrollo del punto precedente nos revela claramente que las hernias nunca fueron una "enfermedad profesional", ya que su origen o etiología es congénita, intrínseca del trabajador y no responde a factor exclusivo laboral alguno, tal cuál siempre requirieron nuestras leyes del trabajo -desde 1915 hasta la fecha- para que se diera ese supuesto.-
Respecto de "accidente del trabajo", sólo pueden considerarse como tales a las hernias traumáticas, producto de un evento súbito y violento que realmente genere una laceración o contusión directa, con daño músculo aponeurótico de la pared abdominal, que tenga íntima relación de topografía sobre esa zona naturalmente herniógena y sin que exista antecedente previo alguno conocido y registrado de la existencia de una hernia en ese operario. Esta situación, empíricamente debemos decir que es teórica, jamás la hemos visto en nuestra práctica como generadoras de hernias puras, y en la concepción anátomo clínico quirúrgica, de lo que es una hernia. Sí debemos reconocer otro tipo de lesiones y daños incapacitantes en la pared abdominal, o eventraciones traumáticas, que se pueden producir en esas condiciones; pero que no son específicamente hernias.-
Puntualmente, en función de nuestra legislación laboral vigente hasta 1995, a las hernias siempre las hemos considerado el típico ejemplo de "enfermedad del trabajo" o "enfermedad accidente". Es claro que tiene una causa preexistente desde el nacimiento en el trabajador, y una concausa laboral, actuando como uno más de los tantos factores desencadenantes que describiéramos.-
Durante la vigencia de la ley 9688, no hemos tenido mayores inconvenientes en su tipificación pericial. Acreditada la hernia, operada o no, siempre establecíamos su relación concausal con un trabajo de esfuerzo acreditado. Finalmente su merituación incapacitante también surgía en forma prácticamente automática.-
El Art. 60 del decreto reglamentario de la ley 9688 era un baremo restringido, que establecía muy pocos ítems referidos solamente a las pérdidas anatómicas por amputaciones, hipoacusias, cegueras y hernias. Allí se le reconocía un 12% de incapacidad a las hernias inguinales o crurales simples, y un 18% de la total, a las dobles.-
Con el advenimiento de la ley 24028, se nos plantearon ciertas dificultades cuando debimos "delimitar" el porcentual dependiente del trabajo y del trabajador, respecto de la incapacidad generada por las hernias. Al margen del asesoramiento médico laboral con que cuentan todas las empresas, para cualquier lego en temas periciales médicos (con mínimos conocimientos en cuestiones industriales y del procedimiento laboral), resultaba claro que esta conclusión pericial nunca podía surgir como producto de parámetros objetivos e irrefutables.-
Esto es lo que siempre motivó el mayor caudal de impugnaciones y cuestionamientos a nuestros dictámenes periciales -se reitera- por ambas partes que pretendían hacer prevalecer sus intereses. De todas maneras, para dilucidar esta cuestión pericial, siempre tuvimos en cuenta todo el contexto de lo que era el operario portador de esa hernia.-
Es así que del expediente y de interrogatorio del trabajador se recababan y evaluaban los siguientes items:

1.- Edad a la fecha de aparición de la hernia

2.- Tiempo de relación laboral con el demandado

3.- Tipo de tareas desarrolladas para el demandado, acreditadas por pericial técnica en ingeniería industrial

4.- Tareas desarrolladas previamente a esta relación laboral y el tiempo de las mismas

5.- Aspectos físicos y clínicos del trabajador:

a) Obeso

b) Bronquítico crónico o con patología respiratoria crónica

c) Prostático o con fimosis

d) Deportista activo

e) Constipación crónica o vómitos frecuentes

f) Antecedentes de otras hernias, reparadas o no

g) Antecedentes herniarios familiares

Reunidos y analizados todos esos elementos, en base de nuestro más sano y responsable criterio pericial, nos encontrábamos sí entonces en condiciones de poder realizar un "prorrateo" lógico, razonable y coherente, entre la magnitud de factores propios del trabajador y los inherentes al trabajo, que influyeron en la aparición y consecuencias incapacitantes de esa hernia. A este respecto, no conocemos casos donde nuestra opinión técnica haya podido ser desvirtuada en sede judicial.-
Con la promulgación de la ley 24557 y su decreto reglamentario 659/96, en la actualidad se nos plantea un nuevo problema en la caracterización de las hernias. Esto surge de lo que interpretamos como una contradicción entre esas dos normas. Este punto es el que genera precisamente el motivo y título de esta presentación, que seguidamente pasaremos a exponer.-

V.- Nuestro análisis de la cuestión planteada
La nueva ley de riesgos del trabajo, en su Art. 6to. -se reitera- elimina las enfermedades concausales como contingencias indemnizables. Por lo tanto las hernias, no siendo eventos súbitos de causa del trabajo ni enfermedades profesionales pasan a la categoría de enfermedades inculpables. Ello lo ratifica la inmensa cantidad de dictámenes en este sentido, emitidos en sede administrativa por parte de las distintas Comisiones Médicas pertenecientes a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.-
Sin embargo, de la lectura del baremo obligatorio establecido por el decreto 659/96, surge que existe un capítulo específico dedicado a las hernias.-
Allí se contemplan todas las variedades de hernias abdominales que hayan sido operadas y sólo resultan indemnizables las que presenten "secuelas post quirúrgicas". Los valores de incapacidad reconocidos son del 6% de la total para las umbilicales, epigástricas, crurales e inguinales simples; y del 12% de la total para las crurales o inguinales bilaterales. Son valores fijos, no se establecen rangos de variable, ni se atiende la calidad y magnitud de las secuelas post quirúrgicas.-

Aquí, nuestro razonamiento lógico nos dice que, si las secuelas incapacitantes producto del tratamiento quirúrgico de una determinada enfermedad, deben ser indemnizadas por constituir un riesgo del trabajo, la única interpretación posible de ello es que la enfermedad que la originó y dio motivo a ese tratamiento quirúrgico -hernia en este caso- también debe serlo.-
Caso contrario y en el mismo sentido en que están planteadas actualmente las cosas, las secuelas post quirúrgicas de cualquier otra dolencia inculpable, como apendicitis o litiasis vesicular, también deberían ser reconocidas por el baremo como indemnizables. Ello claramente no puede ser así y nos revela esta falencia en la norma, que es la que debemos tener en cuenta al momento de peritar estos casos.-
En otro punto, el baremo también reconoce que son indemnizables las eventraciones no pasibles de reparación quirúrgica. Estas deben ser asimilables a las hernias, ya que tienen una causa preexistente (la cicatriz de la cirugía abdominal, ya sea por peritonitis, úlcera péptica, litiasis biliar, colonopatías, etc.), y sus mecanismos desencadenantes, son también los mismos que en las hernias.-
De esta manera, se genera un conflicto -casi discriminatorio- al tener que tratar el caso de las hernias activas no operables y no operadas. Son enfermedades inculpables para la ley y no se encuentran contempladas en el baremo oficial. Pero si las eventuales secuelas post quirúrgicas, luego del tratamiento de estas últimas, sí van a ser posteriormente indemnizables, quién debe entonces hacerse cargo del tratamiento quirúrgico y demás prestaciones de esa hernia, la ART o la obra social del operario?
Otro comentario merecen también aquí las hernias recidivadas. No se encuentran contempladas de ninguna manera en el Dto. 659/96. Su causa etiológica es el fracaso del tratamiento de la hernia primaria, que incluso pudo haber sido oportunamente indemnizada como "enfermedad accidente" durante la vigencia de las antiguas leyes 9688 o 24028. Los mecanismos patogénicos son los mismos que el de la hernia original. Entonces, en todo este contexto planteado, de qué manera debemos considerar a las recidivas herniarias? Debemos asimilarlas a eventraciones abdominales? Debemos considerarlas "complicaciones post quirúrgicas" que no lo son?
Nuestro análisis de todas estas cuestiones, nos está diciendo que el baremo oficial, por un lado tácitamente está reconociendo en cierta manera la influencia del factor trabajo en la generación de las hernias. Pero, por otro lado, ello no sólo no está claro sino que en nuestro criterio interpretativo se contrapone con lo que establece puntualmente la ley vigente de riesgos del trabajo en su Art. 6º.-
Finalmente, puede el baremo establecer que existan hernias operadas sin ninguna secuela? Ello lo consideramos un concepto puramente teórico. Hasta con la técnica más depurada y menos invasiva, el cirujano "transforma" la anatomía normal de la región, y funcionalmente esa zona inguinal exitosamente reparada, nunca vuelve a ser como antes. Entendemos que desde el punto de vista anátomo quirúrgico, existe siempre una secuela incapacitante residual en el operario -aunque en forma mínima- que debería serle reconocida, tal cuál el criterio que el mismo baremo sustenta para el caso de las "menisectomías sin secuelas" y a las que les reconoce una incapacidad que va del 3 al 6% .-
Así las cosas, actualmente lo que hacemos es poner en claro estas contradicciones en nuestros dictámenes(5-6) para que sea finalmente el atinado criterio del juzgador el que resuelva estas cuestiones.-

VI.- Conclusiones finales

1.- Todas las hernias abdominales son de etiología congénita, y por lo tanto, preexistentes en todo trabajador al que en un determinado momento de la relación laboral y por motivo o no de un hecho súbito de esfuerzo, se le desencadene esta dolencia.-

2.- Esa falla o predisposición congénita es imposible que pueda ser detectada en un examen preocupacional. Por ello, consideramos que también debe ser descartada la tácita responsabilidad del empleador en este sentido.-

3.- Respecto de hernias puras traumáticas, como "accidentes de trabajo", las consideramos una situación teórica, nunca observada en nuestra práctica pericial.-

4.- Las hernias abdominales, nunca fueron consideradas "enfermedad profesional" por nuestra legislación laboral porque por definición, no lo son.-

5.- El encuadre de "enfermedad del trabajo" o "enfermedad accidente" que sostenían las pretéritas leyes 9688 y 24028, es el que desde nuestro punto de vista mejor caracterizó en el contexto laboral a las hernias abdominales. Allí, el factor trabajo, siempre constituyó solo una de las tantas concausas reconocidas en la patogenia de las hernias abdominales.-

6.- No es motivo de esta presentación el plantear nuestra opinión en el sentido de si las hernias abdominales deben ser consideradas indemnizables o no en nuestra legislación laboral. No pretendemos inducir ni reemplazar al legislador. Pero si la ley 24557 las considera enfermedades inculpables, entonces el baremo obligatorio del Dto. 659/96, entendemos debe ser reformulado para subsanar la dicotomía planteada.-

7.- Las hernias exitosamente reparadas, de todas maneras siempre dejan secuelas incapacitantes, que por mínimas deberían ser reconocidas.-

8.- Mientras las contradicciones en la legislación vigente no sean resueltas, seguiremos exponiendo esta contradicción en nuestros dictámenes periciales. No nos podremos expedir categóricamente, más qué sobre si existe o no la hernia en el actor de esa litis, y seguiremos dejando la resolución final del tema de fondo en manos del juzgador.-

BIBLIOGRAFIA

1.- BONNET E.F.P.: "Medicina Legal". Editorial López, 2ª. Edición, Bs. As., 1980. (Libro VI, Capítulo 1 "Medicina legal laboral", pág. 741-836).

2.- ESTES W.L. y CHARNOCK M.P.: "La hernia en la industria". (Capítu- lo 55, en "Hernia" de Nyhus y Harkins(8).-

3.- IASON A.H.: "Hernia". Editorial Blakiston, Philadelphia, 1941.-

4.- IASON A.H.: "Aspectos médico legales de las hernias". (Capítulo 54, en "Hernia" de Nyhus y Harkins(8).-

5.- LUPI J.L.: Dictamen pericial oficial en expediente Nº 42405/2002 de la Exma. Cámara Federal de la Seguridad Social, Sala Ira. Enero de 2003.-

6.- LUPI J.L.: Dictamen pericial oficial en expediente Nº 3833/2003 de la Exma. Cámara Federal de la Seguridad Social, Sala Ira. Mayo de 2003.-

7.- MICHANS J.R.: "Patología quirúrgica". Editorial El Ateneo, 3ra. Edi-ción, Buenos Aires, 1976 (Capítulo 51, "Hernias y Eventraciones", por Zavaleta D.E., Uriburu J.V., Curto O.C. y Oglietti J.M.).-

8.- NYHUS LL.M. y HARKINS H.N.: "Hernia". Editorial Intermédica. Buenos Aires, 1967.-


 
© Copyright 1993-2010 Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina.